Sábado, 31 de julio de 2010

 

 

Síntesis de una Ruptura Paradigmática y  Nuevas verdades.

Dr.- Miguel Pineda

 

"Sucede que una misteriosa clase de caos acecha detrás de una fachada de orden, y que, sin embargo, en lo más profundo del caos acecha una clase de orden todavía más misterioso"

(Douglas Hofstaedter)

 

En un esfuerzo común por comprender la complejidad que entraña la naturaleza, físicos, biólogos, astrónomos y economistas crearon un modelo teórico que les permitiera aprehender este conocimiento. Esta nueva ciencia -que algunos consideran disciplina- llamada teoría del caos ofrece un método para descubrir orden y concierto donde antes sólo se veía el azar, la irregularidad, lo predecible, en una palabra lo caótico. Su principal ley: hasta el desorden tiene sus reglas (NAVALPOTRO 2001: 19:19).

 

El sustento del caos como una nueva ciencia se debe al matemático, físico y filósofo francés Henri Poincaré, quien a fines del siglo XIX, a partir del planteamiento matemático de las ecuaciones diferenciales no lineales, dio explicación a los sistemas dinámicos característicos del mundo no lineal. Poincaré destruyó la imagen clásica de la naturaleza al dudar de la estabilidad del sistema solar y asomar la posibilidad de curiosas órbitas erráticas y caóticas haciéndose la pregunta alternativa de investigación de ¿qué pasaría si al sistema ideal de dos cuerpos se añadía el movimiento de un tercer cuerpo?. Con esta pregunta y su descubrimiento, Poincaré ocasiona un inmediato cuestionamiento al "(...) majestuoso paradigma newtoniano, que había servido a la ciencia durante casi dos siglos", "(...) Poincairé reveló que el caos, o el potencial para el caos, es la esencia de un sistema no lineal, y que aun un sistema completamente determinado como los planetas en órbita podían tener resultados indeterminados. En cierto sentido había visto que la realimentación podía magnificar los efectos más pequeños. Había advertido que un sistema simple podía estallar en una perturbadora complejidad". (BRIGGS Y PEAT 1994:28).

 

Por  supuesto, que a partir de ese momento el paradigma newtoniano comenzó  a ser cuestionado, mas aun con los postulados posteriores de Max Planck sobre la discontinuidad de la energía expresada en "cuantos" y la propuesta sobre la relatividad de Albert Einstein. Es evidente,  que las  verdades consensuadas  de la época  comenzaban a ser cuestionadas, el mundo ya  no es solamente un mecanismo  regido  por  leyes naturales eternas e inmutables. Estas leyes que pueden ser expresadas a través de ecuaciones matemáticas determinan que bajo circunstancias idénticas, resultan siempre cosas idénticas y si las circunstancias varían levemente, el resultado también cambiará en forma proporcionalmente pequeña. Pero ocurre que a veces, una diferencia pequeña en las causas produce una enorme diferencia en los efectos, este tipo de comportamiento es lo que se conoce con el nombre de fenómeno caótico. (MANDRESSI 2001: 12:15).

 

Nuestro mundo está lleno de fenómenos que parecen caóticos, aunque en realidad se rigen por reglas estrictas pero difíciles de desentrañar por la gran cantidad de variables implicadas o de combinaciones generadas, un sistema caótico es entonces "un sistema determinista que bajo ciertas circunstancias presenta una dinámica no lineal totalmente irregular e impredecible". (VON DER BECKE 2001 20:34). Este  precedente, sumado a la de Sorman…. "El universo ya no es un reloj, sino un caos" (1991: 40), que comporta una nueva idea de la complejidad, lejos ya del paradigma clásico. La mecánica cuántica (principio de indeterminación de Heisenberg, constante de Planck, etc.) abre un mundo de incertidumbres y probabilidades, junto a la matemática de Mandelbrot, generan una verdadera crisis en el paradigma mecanicista y su mundo ordenado. Más bien, la teoría del caos evidencia que hay otras dimensiones subyacentes al mundo ordenado de Kepler o Newton; dimensiones que se configuran en la matemática del caos como espacios de incertidumbre, probabilidad, impredecibilidad, no-linealidad, complejidad, irreversibilidad o bifurcación.

 

En la matemática del caos, las cosas no ocurren al azar, las condiciones iniciales son determinantes, pero el producto -por ser dinámico y complejo- entraña un resultado prácticamente impredecible. Su aplicación se basa sobre tres supuestos científicos:

 

a)  Los sistemas simples pueden generar comportamientos complejos.

b)  Los sistemas complejos causan comportamientos sencillos.

c) Las leyes de la complejidad tienen validez universal y se despreocupan de los detalles de los micro-componentes de un sistema. (COLLE 2001: 17:16).

 

La matemática del caos, fue descubierta cuando al intentar reiterar una función muchas veces, se encontraba un resultado casi imprevisible, respondiendo muy sensiblemente a las variaciones del valor inicial. Acuñada por el meteorólogo norteamericano Edward Lorenz, a comienzo de los años sesenta, la imagen conocida como el efecto mariposa, se ha convertido " en una suerte de viñeta" de la teoría del caos. Lorenz utilizaba un programa de ordenador para calcular mediante varias ecuaciones las condiciones climáticas probables, cuando se dio cuenta de que al redondear los datos iniciales sólo un poco, los datos finales eran radicalmente diferentes. Descubrió que eso es debido a los rizos retroalimentadores y reiteraciones del sistema caótico que representa la atmósfera. Una mariposa parece no ser nada comparándola con las enormes fuerzas físicas que actúan en la atmósfera. Sin embargo, después de la experiencia de Lorenz no resulta difícil pensar que tal vez, el batir de las alas de una mariposa produzca un tornado en el otro lado de la tierra (después de múltiples retroalimentaciones y/o bifurcaciones del sistema). Resulta sencillo entender, que la "mariposa" no es un elemento aislado del sistema caótico sino que interactúa y forma parte de éste, de forma  que todo lo que ella haga de alguna manera va influir en todos los integrantes del sistema y todo lo  demás; pero hasta el  momento no ha  sido posible  demostrarlo. Esto enseñó a Lorenz, que por muy potentes y veloces que sean las computadoras del futuro,  no se podrá vaticinar el tiempo que se tendrá mañana con un cien por ciento de seguridad: un pájaro, una mariposa o incluso un suspiro, podrían invalidar hasta los cálculos más meticulosos. (S/a 2001: 23:10).

 

Al igual que existen diversos tipos de orden, también existen diversos tipos de caos. Por ejemplo, el denominado caos con sentido. Los fractales, los virus y multitud de fenómenos en la naturaleza son una muestra de este tipo de caos. Estas estructuras, están formadas por elementos azarosos que les confieren una base de existencia y acción caótica. Sin embargo, cuando se percibe las sumas de las interacciones en su conjunto, ésta adquiere un sentido. Apología del Caos. Redes Heterogéneas. Proyecto congelado Interactors. (S/a 2001 23:45).

 

La teoría del caos sostiene que no hay líneas simples en la naturaleza: cualquier línea, vista desde una escala diferente, resulta ser una sucesión de formas, de irregularidades, curvas, etc. El caos también sugiere que algunas cosas no tienen justo una, o dos o tres dimensiones, sino que su dimensión está en un valor intermedio entre ellas y las define así como dimensiones fractales o no lineales. (NAVALPOTRO 2001: 19:19).

 

Todo, desde el átomo hasta la célula, desde una pequeña ave hasta el cosmos, todo lleva un reloj interior que mide su paso individual del tiempo "la magnitud del proceso que ha experimentado". Según la teoría del caos los sistemas tienden a auto-organizarse, preservando su equilibrio interno al tiempo que retienen una cierta medida de apertura hacia el mundo exterior .Algo semejante sucede con el tiempo: cada elemento de un sistema posee su propia medida singular de la magnitud del proceso interior que se está desarrollando respecto al entorno exterior. Sin embargo, los "relojes" internos de todos los sistemas más pequeños se acompasan perfectamente. Esta conexión con el entorno de sistemas que tienen su propia medida temporal, enriquece el tiempo y lo llena de dimensiones. Cuando la vida corre peligro    -por ejemplo- el tiempo parece entrar en otra dimensión. Un espacio donde es posible pensar en muchas cosas a la vez y en el que se pude decidir lo que se va a hacer. Pareciera, que se entra en una temporalidad que es diferente a la del resto del mundo. Es como si cada acontecimiento dentro del paisaje, se desarrollara según un tiempo individual con su propia medida de ser y de movimiento. Esa experiencia del tiempo, quizá no sea una simple ilusión producto del exceso de adrenalina, sino una clara visión momentánea de cómo son realmente las cosas en las dimensiones del tiempo. Acaso será, que al desconectar el tiempo mecánico del reloj, se pueden experimentar los matices del tiempo fractal, la experiencia vivida pueda expandirse dentro del tiempo y sea posible actuar en consonancia con el ritmo interior, permitiendo que este ritmo interno esté en armonía con el ritmo del sistema del universo. Al formar parte de un sistema relacionado, aunque cada uno está siguiendo su propio reloj interior, milagrosamente resulta que todos los relojes individuales están sincronizados, están en armonía aunque tienen ritmos temporales diferentes, dinámicos, siempre cambiantes: esta extraña sincronización es una de las características del caos. (S/a 2001: 23:10).

 

La ciencia del caos traspasa las disciplinas científicas tradicionales enlazando tipos de desorden y de irregularidad que aparentemente no tienen nada que ver entre sí: desde la turbulencia del tiempo meteorológico hasta los complicados ritmos del corazón humano, desde los torbellinos que se forman detrás de una piedra en un arroyo, hasta las misteriosas fluctuaciones del mercado de valores.

 

"Caos no es sinónimo de anarquía, sino por el contrario es sinónimo del orden sublime, del más perfecto al que se pueda aspirar, tan perfecto que no es comprensible por nuestra limitada mente humana". La teoría del caos afirma, que el comportamiento de un sistema viable se puede predecir en el corto plazo con una alta probabilidad de ocurrencia, y que en el mediano y el largo plazo, su predictibilidad es errática. Chile Magagement. La revista de Chile. (S/a 2001: 21:56).

 

El caos también puede encontrarse en la naturaleza, Si se observa con detenimiento a las hormigas, su comportamiento global es sorprendente: el número de individuos activos, a lo largo del tiempo, fluctúa con una periodicidad de unos 25 minutos. Cada cierto tiempo ningún elemento está activo. Ese ciclo de actividad podría ser sólo un reflejo de sincronización, sin embargo, la actividad individual es totalmente aperiódica, caótica, sin ningún tipo de regularidad intrínseca. Al aumentar el número de individuos aparece un comportamiento colectivo hasta que -para cierta densidad de hormigas- comienzan a aparecer oscilaciones regulares. Si artificialmente se cambia la densidad de las hormigas la colonia redefine sus fronteras, para volver a la densidad óptima que les permite mantener la autoorganización. En esa densidad crítica el sistema se comporta como un todo, a medio camino entre el orden y el desorden. (S/a 2001: 23:10).

 

Durante muchos años, la noción de la existencia de un orden universal que rige el destino de todo lo que ha sido, es y será, predominó en el pensamiento científico y filosófico como una idea vertebral de la racionalidad humana.

 

El nuevo paradigma que promueve un pensamiento diferente, que afirma que la existencia del caos no es una trasgresión, una ruptura circunstancial, sino que forma parte constitutiva de la naturaleza, de la sociedad, del universo, poco a poco ha ido aplicándose a todo. En varios campos de la indagación científica, la idea de caos, de desorden, de indeterminación e incertidumbre ha empezado a orientar la búsqueda de los científicos para dar respuesta a las muchas interrogantes que el universo, la naturaleza y la sociedad plantean.

 

En la era de la revolución informática, aparece una concepción que afirma la existencia del caos, del desorden, como un reto para el pensamiento científico que invita a encontrar las regularidades de lo irregular, las determinaciones de lo indeterminado, el orden subyacente en el desorden aparente. El planteamiento central de esta nueva concepción, nos dice que el desorden, la turbulencia, la desorganización y la posterior autoorganización, lo imprevisible, lo inesperado son aspectos constitutivos de la realidad que la investigación científica tiene que abordar y desentrañar. El caos está presente en el universo, la naturaleza y la sociedad y ejerce una fascinación que ha dado lugar al surgimiento de lo que algunos consideran como una de las principales invenciones que han evolucionado la historia de las civilizaciones.

 

Lo señalado anteriormente por el autor, nos lleva a afirmar  que  los cambios se van  produciendo  a partir  de todo el  movimiento que sobre  los  hechos  se  manifiestan  en la debilidades  que  comienzan a  surgir una  ves  que  nuevas verdades refutan  a las verdades del viejo paradigma, sin embargo es importante aclarar que algunas  verdades anteriores  pueden  seguir  vigentes  en la medida  que contribuyen  a  resolver problemas, por ejemplo: el lanzamiento  de cohetes al espacio  se sigue  bajo las leyes  newtonianas,  sin embargo, el desplazamiento del viejo  paradigmas es una realidad por la ruptura  de la  sociedad con esas verdades, afectando todo  un sistema  de pensamiento, afectando también la ontología, a la epistemología, a la lógica y por ende a la practica social, a la política y en definitiva  se comienza a configurar  una  nueva cultura  a partir de los productos  que de esa nueva pràctica  se genera, conformándose en definitiva  una  nueva estructura  científico-técnica y social a  partir del  nuevo  paradigma. Acaso la sociedad del conocimiento y la información,  no se están  montando  sobre el viejo estamento  cognitivo. Por  supuesto, que falta teorizar sobre  lo radical y lo amplio de la ruptura paradigmática, porque es evidente que  comienza a cambiar toda  la estructura del pensamiento, tendente a  configurar una nueva y enorme estructura  de ideas, que puede enloquecer a las  grandes  mayorías, por no estar  preparadas. He ahí un gran reto…….

 mpineda748@gmail.com


Publicado por DCMIGUEL @ 14:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios